Sociología de la invasión de Ucrania

Las guerras también se deciden lejos del campo de batalla y antes incluso de producirse el primer disparo. Un factor crítico es el papel que juega la opinión pública a ambos lados del frente. Y en el caso de la invasión de Ucrania este elemento se está revelando como una pieza fundamental.

En todos los países que de una u otra forma están relacionados con esta situación los dirigentes de turno observan de reojo las corrientes de opinión pública que puedan influir en su toma de decisiones. En ningún caso van a tomar medidas que choquen con el punto de vista mayoritario de sus votantes actuales o potenciales. De ahí la importancia no sólo de lo que se opina, sino también y sobre todo de la expresión pública de esas opiniones en las encuestas o por otras vías.

La opinión pública en la Unión Europea

En el caso de la UE, donde los datos de las encuestas de opinión e intención de voto son lectura obligada para la clase política, la opinión pública se ha mostrado claramente a favor de la causa del pueblo ucraniano.

Tomando como ejemplo el caso español, y según recogía el Barómetro del CIS del mes de abril (pregunta 9), el 86% era partidario de enviar ayuda humanitaria a los ucranianos; el 96% que todos los países europeos, incluida España, acogieran y ayudaran a los refugiados ucranianos; el 92% que había que presionar internacionalmente para que Putin retirara el ejército ruso de Ucrania; el 88% que había que imponer a Rusia y a Putin todo tipo de sanciones económicas para que se retiraran de Ucrania; el 70% que la OTAN tenía que proporcionar a Ucrania material militar, armas o munición, para que pudiera defenderse; o el 77% que Ucrania tenía derecho a entrar en la OTAN, si así lo decidiera libremente su Gobierno y su población.

Otros sondeos, tanto entre los estados miembros de la UE como en un conjunto de países de todo el mundo muestran la preocupación generalizada sobre la invasión y sus consecuencias, así como el apoyo mayoritario, aunque no unánime, al pueblo ucraniano.

El cambio de actitud de los ucranianos

En un post anterior se detalló cómo había evolucionado la opinión pública en Ucrania, debido precisamente a la agresión del ejército ruso. Un ejemplo paradigmático es el de Mijail Dobkin, ex-gobernador prorruso de Jarkov y ahora, en su nueva faceta de sacerdote ortodoxo, furibundo enemigo de la invasión.

Este brusco giro parece que sorprendió al propio Putin que contaba con una opinión pública favorable de modo que, según rumores, el ejército ruso habría transportado sus uniformes de gala para desfilar triunfantemente por la calle principal de Kyiv (Kiev) a los pocos días de la invasión. Parece que Putin tendrá que rectificar, entre otras muchas cosas, sus análisis sociológicos.

La gran incógnita de la opinión pública en Rusia

Las encuestas de opinión relacionadas con la invasión de Ucrania y el nivel de apoyo al Presidente e instituciones rusas muestran un mayoritario respaldo de la población. Se podría decir que no cabe esperar otro resultado pues los dos principales institutos de sondeos –VCIOM y FOM– dependen del gobierno. Pero una entidad independiente como Levada Center arroja resultados similares.

¿Nos sorprende?

Dos factores influyen en estos resultados. El primero es el monopolio estatal de facto de los medios de comunicación que la inmensa mayoría de la población usa como únicas fuentes de información: la televisión y la radio. Sólo los jóvenes buscan otras alternativas, cada vez más difíciles de acceder.

Además Vladimir Putin lleva 23 años gobernando Rusia. En este tiempo ha ido desarrollando un nacionalismo basado: en la añoranza de una supuesta antigua grandeza de Rusia desde la época zarista hasta la soviética de Lenin y Stalin; en la complicidad de la Iglesia Ortodoxa rusa y su Patriarca Cirilo de Moscú; y en señalar a “Occidente” como el enemigo secular deseoso de humillar y empequeñecer a Rusia.

Entender lo que sienten los rusos

¿Está la población rusa en sintonía con Putin?

El hundimiento del régimen soviético trajo la esperanza de vivir en libertad y democracia. Pero pronto el saqueo de las propiedades estatales por parte de los oligarcas del Presidente Yeltsin y después de los reunidos en torno a Putin, sumieron a la población en la pobreza, la crisis demográfica y el sentimiento de pérdida. Este es precisamente el caldo de cultivo ideal para el populismo ultranacionalista de Putin, al estilo del “American First” de Donald Trump. De ahí la buena sintonía entre ambos.

La población rusa no estaría apoyando a Putin, sino más bien estaría “atrapada” en un régimen asfixiante que no deja alternativas.

Quien mejor ha reflejado este sentimiento es la bielorrusa Svetlana Alexievich, Premio Nobel de Literatura en 2015, en cuyos libros recoge las vivencias, sentimientos, esperanzas, desencantos y pesimismo de los rusos durante los últimos decenios.

El próximo post dentro de dos martes, el 10 mayo 2022

Anuncio publicitario

Un comentario en “Sociología de la invasión de Ucrania

  1. Ahí está el quid de la cuestión, al hablar de una «democracia imperfecta», una democracia que deja bastante que desear……, por ser suave, os resultados, o no son ciertos, o la gente está tan mediatizada que contesta lo que «oyen/ven», o, voy más lejos, tienen miedo a salirse del tiesto por aquéllo de que «las paredes oyen».

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.