El cáncer identitario y los ciber-inquisidores

Los tres ganadores del reciente Premio Planeta han utilizado como pseudónimo colectivo el de Carmen Mola. Los pseudónimos son corrientes en los premios literarios, en particular cuando se trata de más de un autor. Pero algunas personas han puesto el grito en el cielo por el hecho de haber usado un pseudónimo femenino por parte de tres varones.

​El cáncer identitario

El 28 de agosto de 1963 más de 300.000 personas participaron en la Marcha sobre Washington reclamando la igualdad de derechos entre negros y blancos. Al finalizar Martin Luther King Jr. pronunció su famoso discurso “I have a Dream” (Yo tengo un sueño). En él declaraba:

“Yo tengo el sueño de que un día (…) niños negros y niñas negras podrán unir sus manos con niños blancos y niñas blancas como hermanos y hermanas”.

Más de medio siglo después, ciertas corrientes de opinión niegan la posibilidad de unirse “como hermanos y hermanas”, y no me refiero sólo a los supremacistas blancos. Los negros serían radicalmente diferentes de los blancos, las mujeres de los varones, los homosexuales de los heteros, los transgénero de los cisgénero, los islamistas de los cristianos y los judíos, los catalanes…

Lejos de exigir la igualdad basada en el respeto a la diferencia, se proclama la imposibilidad de ser tratados como iguales. Raza, etnia, género, creencia religiosa, orientación sexual, lengua materna, etc. definirían identidades incompatibles y excluyentes.

El siguiente peligro es comparar las identidades. ¿Cuál es superior? Como señala Francis Fukuyama, “ese deseo de igual reconocimiento [por parte de grupos que han sido marginados por sus sociedades] puede deslizarse fácilmente hacia una demanda de reconocimiento de la superioridad del grupo. Ésta es gran parte de la historia del nacionalismo y la identidad nacional, así como de ciertas formas de política religiosa extremista en nuestros días” (Identidad. La demanda de dignidad y las políticas de resentimiento, p.38).

Este cáncer identitario es el que está destruyendo al movimiento progresista norteamericano:

“Los liberales (…) se lanzaron hacia las políticas del movimiento de la identidad y perdieron la noción de lo que compartimos como individuos y de lo que nos une como nación” (Mark Lilla, El regreso liberal. Más allá de la política de la identidad p.19)

Lo que en principio quiere ser un enfoque liberador se convierte en una ideología que justifica posturas y políticas simplemente reaccionarias.

​Los nuevos inquisidores

En el seno de un número creciente de universidades norteamericanas “liberales” el cáncer identitario ha pasado a la acción. Los “ofendidos” lanzan campañas en las que señalan, boicotean, censuran y expulsan de la universidad o de sus puestos de trabajo a quienes simplemente emiten una opinión discrepante. Es una caza de brujas alimentada en las redes sociales pero que puede llegar hasta la persecución personal y la violencia, tal y como denunciaron más de 150 intelectuales en una carta publicada en la revista Harper’s.

Esta intransigencia sólo genera una espiral de odios mutuos y resentimientos que alimentan el extremismo identitario contrario, tal y como supo explotar con habilidad Donald Trump en su día.

El enrarecimiento del clima universitario en Estados Unidos está empezando a calar también en universidades francesas o en Cataluña. Y cuando los Rolling Stones se autocensuran para evitar la ciber-inquisición, más valdría pensar qué está pasando.

​La acusación de “apropiación cultural”

La intolerancia va más allá, cuando se prohíbe que alguien que no forme parte de mi grupo identitario hable o se solidarice con el mismo o incorpore en su vida o en su actuación elementos relacionados con ese grupo. Un blanco no puede criticar el racismo contra los negros porque no es negro. Aparentemente no lo puede entender ni tiene derecho siquiera a interesarse por la cuestión o solidarizarse. Sólo podría humillarse, pedir perdón y sentirse culpable. Esto se puede aplicar a las diferencias de género, de orientación sexual, de creencias religiosas, etc.

Ni si quiera se puede incorporar en una obra de arte elementos de otras culturas o grupos. Según los nuevos inquisidores eso es apropiación cultural.

Caroline Fourest, conocida feminista, luchadora por los derechos de los homosexuales, y en contra de los fundamentalismos religiosos, el antisemitismo y el extremismo político, escribe con ironía:

“Si ya no podemos interpretar un personaje que no tenga la misma identidad que nosotros, si los trans solo pueden hacer de trans, los homosexuales de homosexuales y los heterosexuales de heterosexuales, si los discapacitados deben actuar de discapacitados, ¿cómo hacemos con las películas de ciencia ficción? ¿Habrá que encontrar a un hombre azul para que actúe en Star Trek? Y sobre todo, ¿quiénes harán de zombis?”

(Generación ofendida. De la policía cultural a la policía del pensamiento, p.104)

Lo que es seguro es que estas dinámicas sólo desembocan en crispación y radicalismo, que favorecen a…

¿Son entonces los ganadores del Premio Planeta culpables de apropiación cultural?

El próximo post dentro de dos martes, el 9 noviembre 2021